Las celebridades se han convertido en objetivos prioritarios para los cibercriminales, quienes se aprovechan de los escasos conocimientos en cuanto a riesgos de seguridad de dispositivos móviles y protección de datos para comprometer información confidencial de las figuras públicas para su propio beneficio.

Este parece ser el caso en Corea del Sur, donde recientes informes afirman que los smartphones Samsung Galaxy de muchas celebridades han sido hackeados. Los atacantes amenazan a las víctimas con revelar su información privada (contactos, fotos, videos, conversaciones) si no reciben un rescate.

Al parecer los hackers lograron
comprometer el almacenamiento en la nube de Samsung para extraer la información
confidencial y extorsionar a la víctima, exigiendo rescates de entre 50
millones de wones sudcoreanos (poco más de 40 mil dólares) y mil millones de
wones (más de 850 mil dólares). Además, investigadores de métodos de protección
de datos lograron recolectar evidencia sobre los ataques, incluyendo algunos
archivos confidenciales filtrados.

Los medios locales aseguran que
la lista de celebridades es extensa, aunque se reservan los nombres de los
afectados por esta estafa. No obstante, aseguran que la lista incluye a
populares actores y actrices, cantantes, directores de cine, célebres chefs,
entre otros, incluso afirman que un joven cantante sudcoreano fue víctima de
este ataque y pagó a los hackers una importante suma de dinero para resguardar
su información.

Uno de los reportes iniciales
sobre el incidente identifica al actor Zhu Zhenmo como una de las primeras
víctimas de esta campaña de extorsión; al no responder a las amenazas de los
hackers, las conversaciones privadas del actor fueron expuestas en Internet.
Especialistas en protección de datos consideran que una figura pública es más
propensa a caer en esta clase de chantajes, pues prefieren pagar a los hackers
que exponerse al escarnio público por la filtración de sus archivos privados.

Recientemente el Instituto
Internacional de Seguridad Cibernética (IICS) reportó un potencial spyware
desarrollado por la compañía china Qihoo
360
presente en los modelos más recientes de Samsung Galaxy
comercializados en Asia, por lo que valdría la pena que la compañía revise sus
estándares de seguridad ante la posible presencia de una vulnerabilidad
explotada por actores de amenaza para robar información y exponer a los usuarios
de estos dispositivos.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here