Hace poco tiempo, los especialistas en análisis de vulnerabilidades de Samsung anunciaron que implementarían una serie de modificaciones en el código del kernel Android, en un intento por prevenir algunas variantes de ataque comunes contra usuarios de los dispositivos Galaxy.

A pesar de estos esfuerzos, los expertos de Google Project Zero revelaron que estas modificaciones terminaron por exponer los dispositivos a más inconvenientes de seguridad, por lo que han solicitado a Samsung y a otros fabricantes de dispositivos inteligentes usar las características de seguridad que ya existen, pues no se tiene control sobre las fallas que pueden originarse debido a estas modificaciones de kernel.

Acorde a Jann Horn, especialista
en análisis de vulnerabilidades miembro de Project
Zero
, este error (común entre los desarrolladores) consiste en agregar
código al kernel de Linux en sentido descendente que los desarrolladores del
kernel en sentido ascendente no han revisado.

Si bien estas modificaciones
están orientadas a la seguridad de los dispositivos, los desarrolladores en las
compañías fabricantes no reparan en las fallas que estas ligeras alteraciones
podrían generar en otras partes del sistema. En el caso de Samsung, las
modificaciones generaron una falla de corrupción de memoria en el subsistema de
seguridad llamado Process Authenticator.
Esta falla fue reportada a Google y corregida en la actualización para
dispositivos Galaxy correspondiente al mes de febrero.

Las actualizaciones para Galaxy
del mes de febrero también incluían parches de seguridad para corregir una
vulnerabilidad en los dispositivos con tecnología Trusted Execution Environment (TEE), un entorno de seguridad aislado
en el procesador de cada dispositivo. Aún no se ha determinado si existe un
vínculo entre las modificaciones hechas por Samsung y la presencia de esta
falla.

En su informe, los especialistas
en análisis de vulnerabilidades de Project Zero afirman que la mayoría de las
modificaciones del kernel hechas por Samsung son innecesarias y no afectarían
el funcionamiento de los dispositivos Galaxy en caso de ser removidas.

El Instituto Internacional de
Seguridad Cibernética (IICS) menciona que las modificaciones de kernel podrían
ser mejor implementadas si se actualizan o trasladan a controladores de espacio
del usuario, donde puedan implementarse en lenguajes de programación más
seguros o en entornos aislados, además de que dejarían de ser inconvenientes
para versiones posteriores del kernel.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here