Una nueva estrategia para combatir la pandemia será implementada a la brevedad. Acorde a instructores de un curso DPO, los países miembros de la Unión Europea comenzarán a adoptar las medidas establecidas por algunos países asiáticos sobre el uso compartido de datos móviles con el fin de dar seguimiento a algunos casos de coronavirus, sin desapegarse de la legislación europea de protección de datos.

Un informe del grupo de cabildeo GSMA, las compañías de telecomunicaciones han decidido compartir los datos de ubicación de los usuarios con las autoridades europeas. Entre las compañías que han decidido unirse a esta iniciativa están:

  • Vodafone
  • Deutsche Telekom
  • Orange
  • Telefónica
  • Telecom Italia

Los especialistas del curso DPO han señalado la posibilidad de que el gobierno comience a usar la tecnología para monitorear las actividades de los usuarios en cuarentena y rastrear nuevos brotes de coronavirus, lo que representa un incremento en las actividades de vigilancia gubernamental.

En recientes declaraciones, un representante de la Comisión Europea mencionó que se emplearán los datos de ubicación de los usuarios para rastrear a usuarios movilizándose a centros hospitalarios para identificar algunas métricas sobre la propagación del virus. Por otra parte, la Comisión asegura que esta información se manejará de forma anónima: “No buscamos centralizar la información de los usuarios o vigilar a las personas”, afirma la Comisión.

Cabe mencionar que los datos anónimos no están contemplados en el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE, aunque la Comisión asegura que estas medidas no violan de ninguna forma esta legislación, no obstante, es necesario hacer algunas aclaraciones: “La Comisión debe definir con claridad qué información estará recolectando, además de asegurar que esta medida sea aplicable sólo hasta que pase la pandemia”, consideran los expertos del curso DPO.

El Instituto Internacional de Seguridad Cibernética (IICS) considera que la principal preocupación respecto a esta medida es la posibilidad de que sea implementada de forma permanente, por lo que no debe abandonarse el seguimiento a esta decisión.

Países como Singapur y Taiwán están empleando diversos métodos para recolectar información sobre los brotes de coronavirus, siendo la centralización de datos el principal, aunque la legislación en protección de datos en estos territorios es menos enérgica o, en múltiples casos, inexistente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here